La Llama Eterna

La Llama Eterna
Dedicada a los partisanos que el 6 de Abril de 1945 expulsaron al invasor fascista de Yugoslavia. En el muro se recoge la participación de las brigadas de diversos orígenes,bosniohercegovina,croatas,montenegrinas y serbias que participaron en la triunfal ofensiva. El ideal, la victoria y la muerte les unieron en el pasado. Hoy el recuerdo sigue vivo en Sarajevo, a salvo del nacionalismo intoxicador ¿Hasta cuando?

lunes, 28 de noviembre de 2016

Slobodan Milosevic y el TPI.III.Milosevic y la República Srpska.


“Si la Comunidad Internacional nos abandona (a los musulmanes) nadie podrá impedir una ola de terrorismo en Europa"

Alija Izetbegovic 1994

Líder separatista islamo-bosnio y padre de la Federación de Bosnia y Herzegovina.

Una de las razones por las que he tardado tanto en escribir esta serie de artículos, ha sido la sospecha. Desde el primer momento desconfié de lo oportuno de la fecha de esta supuesta revelación, que a tenor de lo expuesto y su trascendencia final, no ha resultado de la gravedad que en principio le suponía, pero que guarda suficientes elementos turbios como para alimentar el recelo.

Estas declaraciones tuvieron lugar en verano, a poco más de dos meses de la celebración de lo que los medios de comunicación presentaron como un referéndum de autodeterminación de la República Srpska del resto de la de Federación de Bosnia y Herzegovina. En realidad, no fue más que el sometimiento a votación del día festivo, "nacional" de la entidad serbia de Bosnia. Con las elecciones bosnias en el horizonte, finalmente celebradas el pasado  2 de Octubre. No se me ocurría ocasión más propicia para que medios y políticos incidiesen en las diferencias, auténticas fracturas que se produjeron entre serbios y serbo-bosnios durante la guerra de Bosnia para seguir ahondando en ellas e instrumentalizándolas para agrandar el aislamiento de la república Srpska.
El artículo en el que se descarga a Milosevic de la responsabilidad criminal de la limpieza étnica y partes de los textos acusatorios pero también exculpatorios hacen todo lo contrario con Radovan Karadzic a quien se le atribuyen  veladamente todos estos cargos.

La figura de este líder exhibicionista, fulero y nacionalista ortodoxo, no debe engañarnos. Y como sucede en la feraz Bosnia evitemos que un árbol  nos oculte el bosque.
Karadzic y la denostada cúpula de la clase política de los serbios de Bosnia, que ha pasado por el Tribunal y prisión de la Haya, no se enemistó por su extremismo etnicista ni con Belgrado ni con la Comunidad Internacional. Fueron otras las razones y es que tras la aprobación por parte de la ONU del embargo contra Yugoslavia que ya había sido precedido de otro contra los serbios de Bosnia, y la actitud de Milosevic que el estimaba contemporizadora pero que resulto entreguista, los serbo-bosnios fueron los únicos representantes y garantes últimos de los derechos, existencia y supervivencia de la comunidad serbo-bosnia como grupo humano y político relevante en Bosnia y Herzegovina. 
Si bien es cierto que entre los  dirigentes serbios de Belgrado, más socialistas y  los de Bosnia había diferencias de matiz ideológico que acabaron por dejar paso al nacionalismo extremista, con la guerra y la depuración étnica serbia avanzadas. No nos olvidamos tampoco de citar a criminales de guerra serbios como Arkan que hicieron del nacionalismo su bandera y escudo para tapar otras vergüenzas  y la mafia serbia con conexiones político-corruptas con el gobierno. Empero el principal caballo de batalla fueron siempre los hombres y el territorio.
Los serbios de Bosnia se sintieron siempre en peligro, por la inferioridad numérica de sus milicias, de uno contra tres, que ni siquiera la constitución del Ejército de la República Serbia de Bosnia pudo paliar con sus efectivos de artillería y tanques. 
Es digno de mención como todavía en los medios especializados y supuestamente históricos no se explica cómo los bosnio-musulmanes se hicieron con armamento pesado de los cuarteles, y fábricas de armas que tomaron por la fuerza, antes y durante los combates contra el ejército yugoslavo. En el Sarajevo musulmán fueron emplazadas numerosas piezas de artillería pesada en zonas altamente pobladas. Extremo este probado tanto por las residuales autoridades yugoslavas como por fuentes de Naciones Unidas.
Otro de los grandes problemas serbo-bosnios fue la falta de apoyo a sus ofensivas políticas, ya que las militares tendían a ser competencia de Ratko Mladic. El General fue en repetidas ocasiones el contrapeso de Milosevic a la autoridad de Karadzic en Bosnia. Si bien mostró sus admirables dotes con  el uso de la artillería y el engaño en el movimiento de sus columnas, su connivencia con Slobodan Milosevic, le privaron a ojos de Pale, (cuartel general de los serbios de Bosnia) de  conseguir victorias alcanzables. 
Sus bravuconadas  y su leve conversión a los valores serbios nacionales apenas podían esconder que era un hombre tan apegado a sí mismo como a Yugoslavia. Los ataques de la OTAN contra sus hombres y refugiados fueron la  gota que colmó el vaso y lo que llevó a desencadenar la campaña de hostilidad contra las tropas de la ONU, que se vieron cercadas, desarmadas y tomadas como rehenes. Atrás quedaban enfrentamientos en los cuales los serbios se habían llevado la peor parte, debido en gran parte a las instrucciones políticas que les limitaban su respuesta frente a los ataques. Más o menos lo que hemos leído durante décadas pero con intercambio de papeles.
La estrepitosa derrota de los serbios de Croacia ante el rodillo croata y atlantista  las enormes fallos de cálculo y una inconcebible  política de distensión por parte de Milosevic en medio de una guerra de exterminio nacional sellaron el destino de los serbo-bosnios que empezaron a su vez a dividirse, entre partidarios de  Banja Luka y Pale que fueron instrumentalizados por EEUU. No obstante resistieron hasta el final, un final en el que Serbia fue quizá su peor enemigo. Y los acuerdos de Dayton su claudicación. 


Mapa resultado de los "Acuerdos" de Dayton


Para conseguir la firma de este acuerdo Milosevic llegó a implorar:

"Denme cualquier cosa, rocas, pantanos, colinas, cualquier coda mientras mantenga el 51:49(porcentaje territorial sobre suelo bosnio)

O a insultar (según la versión del finado Holbrooke):

No son mis amigos(los serbobosnios).No, no son mis colegas. Resulta incluso horroroso estar con ellos en la misma habitación. Son mierda.

Por no hablar de hipotéticos reconocimientos a los bosnio-musulmanes:

"Merecéis Sarajevo porque cavasteis un túnel por el que entrabais y salíais como zorros. Pero luchasteis por ella, mientras esos "cobardes" (serbobosnios) os mataban desde la colina.

Política de sumidero, cuyas palabras y expresiones exactas habría que poner en duda, aunque no su  verdadera esencia. 
La firma de Dayton siempre fue mucho más importante que las aspiraciones y reclamaciones serbo-bosnias.  Estaba en juego la paz, Eso al menos creyó el resto del mundo, los serbios de Bosnia sabían muy bien a quien tenían por vecinos, como eran y lo que había sucedido en la guerra, tanto en esta como en la Segunda Guerra Mundial, como en época otomana, y un acuerdo de mínimos no les resultaba aceptable. Ni para Karadzic ni para cualquier otro político que les representara.

Treinta y ocho jefes militares de la vieja guardia comunista que habían sobrevivido a las purgas del año 90 fueron jubilados tras el acuerdo sobre el reparto de Bosnia Herzegovina.

Volviendo al pasado más reciente, el plebiscito sobre el festivo nacional  fue desautorizado tanto por Sarajevo, que lo tachó de ilegal, como por el Alto Representante de la UE para Bosnia Valentín Intzko, que entre otras cosas lo tildó de belicista, etnicista y contrario a las leyes, y despreciado por Estados Unidos, que tampoco mostró demasiado interés hacia un escenario, ya tan secundario.

El desafio serbobosnio no fue al final más que la celebración de un día festivo propio para la República Srpska, no obstante este día coincidía con la creación de la Asamblea Serbia de Bosnia que dio origen al ente existente hoy. Volvimos a oír la propaganda de guerra, tantas veces repetida, y que sigue escribiéndose como principios sagrados e inviolables. A saber la culpabilidad serbia, la República Srpska como origen y causante de la guerra de Bosnia.

La realidad histórica dista de ser tan clara.Más bien invierte los papeles,la Bosnia islamista de Izetbegovic fue la que vulneró la legalidad federal yugoslava, atentó contra la integridad nacional, atacó los cimientos de la paz, seguridad e igualdad y desencadenó una pesadilla cuyos máximos beneficiarios políticos fueron los musulmanes de Bosnia con su estado propio.
Más de cuatro años de guerra, 110,000 muertos, miles de heridos y dos millones de desplazados para hacer de Sarajevo una capital "nacional" y de devolver a los musulmanes islamistas al poder como clase dirigente , igual que tiempo  atrás, en su admirado Imperio Otomano.

Tras la prohibición de la votación que al final no se produjo, vinieron las presiones a escala "nacional" como las proferidas por el Vicepresidente de Bosnia  Salkic que advertía de la destrucción del país , y de la inviolabilidad de la paz de Dayton y de la Constitución, ambas redactadas con la inestimable colaboración de Estados Unidos que se reserva el derecho de propósito de enmienda de todo cuanto suceda en esta  antigua república yugoslava.
Sobre la ira de Izetbegovic hijo y sus amenazas, ya dimos cuenta en la segunda parte de este artículo.
A pesar de todo ello, el referéndum se celebró, parece ser que sin incidentes destacables (las escuelas cerradas, las pintadas amenazantes o las amenazas verbales no se diferencian en exceso de la cotidianidad).

El resultado quizá fuera lo de menos, un 93% de los votos a favor del día nacional de la República Srpska, el polémico referéndum, la provocación, la amenaza a la paz, el atentado contra las leyes  quedo en eso, en el deseo mayoritario de la población serbo-bosnia en instaurar el 9 de Enero como festivo. Un nueve deEnero en el que los serbios de bosnia no quisieron dejar de ser yugoslavos.

Como fin de fiesta la Corte constitucional de Sarajevo decidió prohibir la festividad alegando que coincide con la fiesta ortodoxa. Día celebrado únicamente por los creyentes serbo-bosnios que lejos de agradecer los desvelos de Sarajevo por sus creencias, lo vieron como una muestra más de esa enfermiza hipocresía muy musulmana, en cuanto a armonía de credos se refiere. Os niego como pueblo, os desautorizo como organización política, pero os respeto en mi generosidad como credo, tras amenazar y empuñar la espada de la legitimidad.

Las elecciones tuvieron unos resultados más que alentadores para la República Srpska, ya que el partido de Dodik salió reforzado, como fuerza más votada. Y ganó la muy simbólica alcaldía de Srebrenica para escándalo del mundo islámico y delos políticamente correctos. Pese al sempiterno chantaje emocional propagandístico bosnio-musulmán  multiplicado por los medios que presenta los resultados democráticos como una victoria de los criminales de guerra. Incluso he llegado a leer que fue por un puñado de votos, y envuelto en la polémica, lo cierto es que lo hizo por el 70% de los votos. La celebración del martirio -causa nacional  islamista del año que viene promete ser tenso.

En Velica Kladusa se ha impuesto, según la prensa occidental, un criminal de guerra, un viejo conocido. Fikret Abdic obtuvo el 48, 10% de las papeletas y es el nuevo alcalde de la ciudad. Con nacionalidad croata, el político  bosnio- musulmán, líder de la región de Bihac que se enfrentó al gobierno islamista de Izetbegovic cuya región fue arrasada a sangre y fuego por el Quinto Cuerpo de la ARMIJA bosnia durante la guerra, a causa  una diferencia irreconciliable. Primero por oponerse a la destrucción de Yugoslavia, y después por tener buenas relaciones con serbios y croatas. Algo que el incólume y multicultural gobierno de Sarajevo jamás permitiría.

domingo, 30 de octubre de 2016

Slobodan Milosevic, absuelto.II. Milosevic, la legalidad y el TPIY

Exoneración, absolución, no culpabilidad; son palabras o mejor dicho resultados procesales que nunca se produjeron durante el  juicio que el Tribunal de la Haya mantuvo contra Slobodan Milosevic durante más de media década.
Tampoco la palabra culpable. Slobodan Milosevic murió como acusado, sin que  pudiera demostrarse su culpabilidad en uno solo de la interminable lista de delitos que se le imputaban.
No fue condenado, extremo este que aceleró y endureció la condena de Radovan Karadzic.
Falleció en extrañas circunstancias. A pesar de las repetidas denuncias que hizo por el empeoramiento de su salud y de la nula eficacia del tratamiento médico que le suministraba  el cuerpo forense de la Haya, la Corte no tomó medida alguna. 
No sólo fue así, sino que dos semanas antes de su deceso, se le negó una petición para una intervención quirúrgica en Rusia.
Setenta y dos horas antes del  fatal ataque cardiaco, el abogado de Slobodan Milosevic, entregó una carta del último Presidente de la República Socialista de Serbia al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, en el que  expresaba su temor a ser envenenado.
La autopsia posterior señaló indicios de rifampicina en su sangre, un  medicamento que no se le prescribió  de forma oficial durante su encarcelamiento y que podía haber contrarrestado los efectos de los  fármacos que tomaba contra la presión alta.
A este respecto, el Dr Folche, jefe de los servicios médicos de la Haya, aceptando su ingesta, contestó que la toma  de ese medicamento entraba dentro de la confidencialidad entre médico y paciente.
Hay un volumen importante de cables de WikiLeaks en los que se hacía referencia al preocupante estado de salud del dirigente yugoslavo.

Las recientes palabras del Emir y cabeza visible de la Presidencia de  la Federación de Bosnia y Herzegovina, Bakir Izetbegovic (hijo del islamista destructor de la Bosnia Yugoslava Alija Izetbegovic) al respecto, como amenaza al líder serbo-bosnio Milorad Dodik por la convocatoria del referéndum de la república Srpska del pasado mes de septiembre, dejan poco margen para la imaginación:

"Acabarás como Gadafi, Sadam Hussein y Milosevic"

Tres líderes, tres muertes provocadas. Tres dirigentes de países multiétnicos de ascendente socialista, y laicos. Por supuesto a Bakir Izetbegovic no se le ocurre citar a Osama Ben Laden. Personaje que le merece el mayor de los respetos, fue un musulmán devoto  y un personaje de gran trascendencia para la obtención de la  independencia nacional bosnia.

En el párrafo 3460, página 1303 del Juicio contra Radovan Karadzic se escribe literalmente esto:

"No se han aportado las suficientes pruebas en este caso que encuentren a Slobodan Milosevic estuviera de acuerdo con el plan común de empresa criminal conjunta.
El presidente serbio se mostró contrario a la limpieza étnica en varias ocasiones, y defendía el encaje de bosnios- musulmanes y croatas dentro de Yugoslavia"

Naturalmente esta declaración no le exime de la pléyade de acusaciones ni restituye su buen nombre. Ni siquiera aporta nada nuevo, a lo ya recogido en la larga historia de desencuentros entre el líder de Belgrado y el serbo-bosnio. Tampoco borra la responsabilidad de sus decisiones y errores políticos que Milosevic cometió, las purgas entre los elementos más yugoslavitas del ejército, las posibles relaciones mafiosas, y contra su gente, dentro o fuera de Serbia y el trato dado a los refugiados serbios.

Pero no puede empeñar, ni relativizar la defensa de la legalidad internacional que esgrimió Slobodan Milosevic en todo momento. En ninguna de las negociaciones, con ninguno de los participantes, ante ningún bando, el líder socialista violó las leyes. Abogado de profesión y con una  exagerada autoestima en sus dotes diplomáticas, firmó uno tras otro, todos los tratados impuestos por sus adversarios y la parcial Comunidad Internacional.
Su cumplimiento y observancia de las leyes fue tan escrupuloso como ignorado. Ni inspecciones de la ONU, ni la Cruz Roja, ni organizaciones humanitarias, medios de prensa, nacionales o extranjeros sufrieron persecución o violencias. Hecho que contrasta con la actitud del resto de beligerantes. 
Yugoslavia  se llenó de refugiados de origen albanés, macedonios, croatas y bosnio-musulmanes, lo hizo sin ayuda internacional y sometida a embargo y bloqueo. Este comportamiento y no los párrafos o edictos dan prueba de la inexistente campaña genocida serbia. Que la tercera ciudad serbia ,Nis tuviera un campo de refugiados de todos los orígenes y etnias, y que en la misma capital, los bosnio-musulmanes fueran  mejor recibidos que los serbobosnios a quienes se les acusaba del embargo, de la guerra y de todos los males, da una muestra de la completa manipulación, desinformación y oprobio con la que se cubrió la destrucción de Yugoslavia.

Durante las masacres de Srebrenica, la cruz roja Yugoslava  situada en la cercana frontera serbia auxilió  y acogió a miles de musulmanes, entre ellos a un batallón de soldados musulmanes huidos.
Supongo que esta información recogida por Cruz Roja Internacional no se considera negacionismo de genocidio.

Aunque fue la policía serbia quien detuvo a Slobodan Milosevic, a cambio de un crédito estadounidense a fondo perdido de 50 millones de dólares, se privó al pueblo y justicia serbio juzgarlo.

Si bien, habrá una tercera parte, en la que hablaré brevemente sobre el referéndum de la república Srpska, las elecciones bosnias y  la enemistad y traiciones que sufrió en el bando serbo-bosnio por parte de Belgrado, no quiero terminar sin subrayar que el esmerado respeto por la legalidad de Slobodan Milosevic no tuvo su contrapartida.

El resultado final de la guerra civil yugoslava es la prueba más evidente.


PD;
  
"Yugoslavia debe ser una federación democrática, un Estado federal y no una confederación, una Unión de estados. 
Una unión de estados significaría ante todo la desaparición, la supresión de Yugoslavia. 
Pondría en peligro, los intereses vitales de los pueblos que viven allí, especialmente de los que viven en varías de las repúblicas actuales y que tienen interés económico, político, nacional, cultural e histórico en permanecer juntos.


"Una Federación democrática". 30 de Mayo de 1991. Slobodan Milosevic. Presidente de Serbia ante la Asamblea Nacional Serbia"

sábado, 22 de octubre de 2016

Slobodan Milosevic,absuelto I. Yugoslavia y el TPI

Durante el pasado mes de Julio, como se encargó de subrayar uno de nuestros más  fieles lectores, vio la luz de forma muy tímida, por no decir marginal, la noticia que Slobodan Milosevic había sido exculpado por el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslava ( Icty).
Esta información que si bien prácticamente no tuvo relevancia en un primer momento, fue creciendo en trascendencia , gracias a la difusión que hizo la prensa serbia, rusa y los desmentidos que empezaron a proliferar en destacados periódicos europeos, desde dónde se atacaba al autor del artículo  que dio pie a esta exoneración al citar una párrafo de la acusación en el juicio contra Radovan Karadzic en la que se le exculpaba  al político serbio de la empresa criminal conjunta y de la pretendida limpieza étnica emprendida por los serbios contra otros pueblos yugoslavos en Bosnia Herzegovina.
Esta descarga de responsabilidades de unos crímenes de guerra que la Corte Penal no ha podido probar  contra Slobodan Milosevic durante todo el proceso , desde su entrega al Tribunal de la Haya en  2001 hasta su muerte en prisión en 2008 se ha producido en el juicio contra Radovan Karadzic.

Acto seguido de producirse esta declaración ;múltiples voces saltaron a escena para justificarse y reafirmar la total falta de validez jurídica de este enunciado. Argumentan que ni le exculpa de los crímenes de genocidio ni de la culpabilidad de la guerra. En esta línea se han pronunciado tanto el fiscal jefe del TPIY Serge Brammerz, Carla del Ponte como varios representantes de la UE, con Federica Mogherini a la cabeza una vez más. Con la prensa occidental haciendo de nuevo los coros.

Sin entrar en detalles procesales, en referentes jurídicos o en jurisprudencias internacionales que desconozco casi por completo, me gustaría enumerar algunos precedentes que quizá sean relevantes para entender la deriva y motivos de la creación de este Tribunal.
( La relevancia ,una naturaleza siempre  negada en la Corte a la parte serbia, cuyas alegaciones en defensa de sus acusados fue y sigue siendo tachada como irrelevante una y otra vez).

Tras el asesinato del Rey Alejandro de  Yugoslavia  y del ministro de Exteriores francés Louis Barthou en Marsella el  9 de Octubre de 1934 en un ataque terrorista de autoría ultranacionalista búlgaro-macedonia con claro apoyo ítalo-alemán.
 La Liga de Naciones tras deliberaciones previas decidió  en 1937 que era necesaria la adopción de un Tratado para la prevención y castigo del terrorismo y que un Tribunal Penal Internacional sería el mecanismo adecuado para velar por ello.
Esta iniciativa fue de inspiración y concepción  plenamente europea.

Muy diferente de la constitución de los Tribunales Ad Hoc para la Antigua Yugoslavia de clara matriz estadounidense creado en 1993. Dos años antes del fin de la guerra en Bosnia, y de las matanzas de Srebrenica. 
Y un año después que la República Socialista Federada de Yugoslavia fuera el primer país expulsado en la historia de las Naciones Unidas por abrumadora mayoría. La petición de la  nueva república formada por Serbia y Montenegro fue desestimada.
Yugoslavia fue encausada como sujeto de derecho culpable . El Tribunal Penal de La Haya acusó a Yugoslavia de ser un estado criminal cuyo gobierno amparaba y sostenía a criminales de guerra.
La sala primera del TPI solicitó al Presidente del Tribunal que trasladase su decisión al Consejo de Seguridad de la ONU. Con las consecuencias que se explicarán a continuación, gran parte de las cuales aparecen en el documental Yugoslavos

Por el contrario las repúblicas separatistas fueron inmediatamente reconocidas. Convirtieron Yugoslavia en una palabra tabú, empezaron por anular su nombre para eliminarla después a todos los efectos.
Yugoslavia, un país  nacido de la victoria contra el nazismo, forjado por pueblos libres del sometimiento imperial extranjero, miembro fundador de Naciones Unidas, no podía seguir existiendo; había unos  nuevos intereses geopolíticos que atender y el inicio de una nueva era con la conculcación de la legalidad internacional.
El desmantelamiento de Yugoslavia significó la usurpación de funciones de la ONU por parte de la OTAN, un sometimiento de Europa político, económico y militar  ante Estados Unidos, la entrada del islamismo en el viejo continente y en la toma de decisiones estratégicas que continúa hoy en día.

Sólo así pueden entenderse gran parte de las medidas tomadas por Naciones Unidas;

La Comisión Badinter(ministro francés) ,Comisión de arbitraje de la Conferencia europea estableció el modelo de descolonización africana como válido para la solución del "problema" yugoslavo pese a las reticencias del Tribunal. 
Se destruyó el sistema comunista aunque se mantuvieron sus fronteras administrativas inamovibles y se desvinculó el derecho de autodeterminación de los otros derechos inherentes , así como derechos humanos básicos, como el de las minorías, quedando refrendando esta postura con el reconocimiento internacional de las independencias.

La resolución 820 de Naciones Unidas aprobada el 17 de Abril de 1993 contra Yugoslavia fue y continúa siendo el paquete de sanciones jamás ratificado. Lejos de limitarse al embargo de armas como ya estipulaba la resolución 713, se prohibió el transporte de todo tipo de mercancías con lo que ello conlleva para una economía débil en tiempos de guerra y su población civil.
Antes ya se había impuesto un embargo total a Serbia y Montenegro  que resultó insuficiente. Tres días antes de su aprobación Bosnia, Eslovenia y Croacia fueron admitidas en la ONU.

Ese mismo año , en Octubre el Consejo de Seguridad de la ONU afirmó por primera vez que las áreas administradas por la ONU en las zonas fronterizas serbocroatas delimitadas pasarían a formar parte integral de la nueva república croata.

Por si existiera alguna duda al respecto de la parcialidad y la instrumentalización del Tribunal de la Haya, Richard Holbrooke , el enviado especial de la Casa Blanca a Yugoslavia, la despejó :

"Comprendí que el Tribunal para Crímenes de guerra era un instrumento inmensamente valioso. Lo utilizamos para mantener a los dos criminales de guerra más buscados de Europa , Karadzic y Mladic fuera del proceso de paz de Dayton y lo utilizamos para justificar todo lo que siguió.
 Es la  herramienta  perfecta para acabar con los dirigentes serbios, para declararlos  el enemigo número uno ".
Por supuesto esto sólo fue valido para los líderes serbo-yugoslavos. Especialmente para los serbobosnios, aspecto en el que indagaremos en la segunda parte del artículo, y que tiene mucho que ver con las medidas de presión tomadas por la ONU , el comportamiento político de Milosevic y lo firmado en Dayton.

A pesar que tras la Operación Tormenta el Jefe del equipo mediador de la UE Carl Bildt propuso el 9 de Agosto de 1995 que Franjo Tudjman fuera incluido en la lista de criminales de guerra. El mismo día en que el Consejo de Seguridad de la ONU proponía esta medida Madeleine Albright denunció las matanzas cometidas por las tropas serbo-bosnias en Srebrenica.

Esta misma semana el “sultán” turco Erdogan, con su total entrega a la causa otomana, dedicaba sus oraciones a la memoria de su hermano Alija Izetbegovic. El creador de la Bosnia Musulmana y de la cuña islámica en los Balcanes.

Después del 11 de Septiembre de 2001 , Estados Unidos pidió a Bosnia y a otros países de la Antigua Yugoslavia que votaran en contra del Tribunal Penal Internacional. Eslovenia aceptó. Bosnia que apoyó la creación de este, como todo lector podrá suponer llegados a este punto de lectura, termino por exonerar a su gran padrino estadounidense.
Desde entonces nadie ha podido imputar a los USA a causa de sus acciones durante o después de la guerra de destrucción de Yugoslavia.


jueves, 6 de octubre de 2016

Respuesta a quienes buscan una (Vidal Folch)

 Sí, bien comparto la preocupación del señor Vidal Foch por la deriva abiertamente hostil contra la convivencia, la ley y en definitiva contra la democracia del segregacionismo catalán. Me gustaría hacerle una serie de recomendaciones y matices visto sus referentes sobre la guerra civil yugoslava.
En el artículo que cita del señor Armada, Minic, no sólo defiende la causa separatista catalana que le alimenta desde que llegó a España, sino que llega  a comparar supuestas maniobras militares del ejército español que no se produjeron nunca con el fallido ataque del JNA contra Sarajevo a inicios de la guerra civil. Cabe destacar que una supuesta y desorganizada guerrilla urbana como tal, se presentó la milicia bosnio-musulmana, no sería capaz de repeler el ataque de un ejército como el yugoslavo, destruyendo numerosos blindados y matando a docenas de soldados. Esta reacción fue la respuesta al asesinato de representantes del estado yugoslavo y de una limpieza étnica contra los serbios que croatas y musulmanes iniciaron meses antes del estallido de los combates. El punto de no retorno se produjo cuando los muyahidines siguieron el modus operandi de eslovenos y, tras bloquear el acceso a cuarteles y casernas, y atacar a los reclutas.
El Sr Armada, demuestra ser un periodista sin la menor capacidad argumentativa, no sólo al desconocer profundamente las guerras acaecidas en la antigua Yugoslavia sino  al no poner en su justo nivel las proclamas y falsedades proindependentistas catalanas que se repiten en la entrevista. Parece ser que se contenta con que diga cuatro vaguedades sobre la multiculturalidad de Sarajevo, tan falsas como reiterativas, y que cargue las tintas sobre los serbios, verdaderos garantes  aunque no únicos  defensores de Yugoslavia en Bosnia Herzegovina.
De hecho Minic, no es siquiera periodista. Al iniciarse los combates, se apropió de un micrófono tras la huida de los verdaderos profesionales de la información que trabajaban para dicha radio. Eso lo reconoce él mismo. Por supuesto, no hizo otra cosa que seguir noche y día las directrices del golpista gobierno islamista de Izetbegovic. De aquellos polvos, estos lodos. Bosnia el mayor exportador neto de yihadistas del mundo.
Un buen resumen sobre las capacidades intelectuales y políticas de este señor se puede leer en este enlace:
Como podrán apreciar bastante más honesto que el del Sr Armada y con conocimiento de causa.
Como verán una justificación de los millones de euros que Barcelona ha destinado a la causa bosnio-islamista desde la llegada a la alcaldía de Pascual Maragall, uno de sus adalides en España y ante el COI.
Las tensiones etnofascistas no fueron ni espontaneas  ni inmediatas. El terrorismo ultranacionalista croata desde la inmediata postguerra, la limpieza étnica albanesa contra los eslavos en el Kosovo de los años 80, hacen que sea muy fácil negar el razonamiento de la armonía. Eso sí, no existía un nacionalismo serbio mínimamente comparable.

La Sra Djermanovic, premiada con un buen puesto laboral y un eco mediático que sin duda sólo son factibles como recompensa a  los servicios prestados. La misma que celebra y justifica de un modo tan absurdo como triste que su hijo sea y se manifieste como un segregacionista catalán, apelando al nacionalismo serbio como espejo del constitucionalismo español no merece mayor comentario. 
Esta es la colonia ex-yugoslava que se ha primado en Cataluña.
Y si, los catalanistas, buscan, imitan y persiguen descaradamente la vía báltica, aunque realmente lo que más ambicionan es ser eslovenos, como dejo claro hace muy poco el Sr Puigdemont en sus declaraciones sobre Cataluña y la UE.
No olvidemos que Eslovenia antes de su Independencia  incumplió las leyes estatales, fue objeto  más de 300 denuncias de los tribunales federales yugoslavos que no acató, antes de que con su rebelión armada desencadenara la guerra civil, la disgregación, la muerte de casi 200,000 personas, una crisis de refugiados enorme (que continúa y es ignorada) y la aparición de una pléyade de paisitos tercermundistas en los Balcanes.
De los cuales es cierto, Eslovenia se mantiene a la cabeza como pseudo-colonia austro-germánica. Esta parece ser la aspiración del bloque soberanista catalán. Pero Eslovenia tuvo desde el principio unos padrinos muy poderosos, y una milicia armada que reventaba transportes de tropa y ejecutaba reclutas en pabellones deportivos, mientras los medios reparaban en como los tanques yugoslavos  arrollaban las barricadas de camiones.
 O como una multitud “pacifica” cercaba a los desconcertados reclutas con flores, falsas sonrisas y desprecio, envueltas en palabra de paz y xenofobia.

Aunque otras formaciones ultranacionalistas prefieren Kosovo como ERC, o el gran timonel Artur Mas, que cita a todo aquel que quiere oírle el modelo de referéndum de Montenegro. Muy consecuente, teniendo en cuenta el apego a los paraísos fiscales, la opacidad, corrupción, la insignificancia y el gusto por el contrabando del nacionalismo catalán.

Porfiaran en el enfrentamiento, en el lenguaje belicista, en las ilegalidades, en la propaganda, en la división y enfrentamiento social y en el supremacismo.

Pero como bien razona Vidal Folch, España no es Yugoslavia.

Es muchísimo más fuerte, aunque sus ciudadanos disten mucho de la mayoría de los yugoslavos (serbo montenegrinos) de aquel tiempo.

domingo, 28 de agosto de 2016

Nuestro último adiós a Aleksandar Vuksanovic

Escribía recientemente una entrada en este mismo blog en la que daba cuenta de nuestra alegría e ilusión, teñida de una ingenuidad que no discuto, por la aceptación y valoración de la que ha sido objeto nuestro documental Yugoslavos en el Festival Social Machinery Italy.

Pero aunque celebre cada visionado del documental y cada comentario no  puedo ni debo olvidar que este proyecto que tanto tiempo, sinsabores, gastos  y desinterés, pero también amistades, conocimientos y realidades desveladas nunca hubiera sido posible sin la inestimable ayuda, colaboración, entrega, paciencia y generosidad personal de Aleksandar Vuksanovic. 
Sus esfuerzos, contactos, desvelos y atenciones personales sobrepasaron en mucho lo profesional. Magnifico anfitrión, mejor guía y amigo. Sin él no sólo no existiría nuestro pequeño trabajo, que se ha convertido ya en un trabajo póstumo, sino que el desconocimiento de la guerra civil yugoslava y la denuncia de la injusticias sufridas primero por Yugoslavia, y después por Serbia no habrían tenido ningún eco ni defensores en nuestro país. 
Su causa , no era otra que la defensa de la verdad, de la historia  y refutar la propaganda. Su principal caballo de batalla fue anteponer datos,sentencias,resoluciones de la ONU, memorándums, testimonios, documentos de las principales organizaciones internacionales y yugoslavas, además de periodistas independientes, que avalaban que su denodada lucha contra la demonización de Serbia, contra las continuas campañas de manipulación mediática no eran fruto de la frustración o el revanchismo como los nacionalistas de  otras insignificantes y tercermundistas antiguas repúblicas yugoslavas argumentaban. 
Sólo tenían que invocarse las palabras Gran Serbia y Srebrenica para que el pueblo serbio volviera a perder no sólo los derechos que le son propios y vulnerados en Croacia o en Bosnia, por no hablar de la deportación total eslovena, sino su propia humanidad. 
Pero Aleksandar y su extinto semanario serbio estaban allí, para rebatir y desmontar falsedades.


Recuerdo una conversación, en la que hablamos del museo dedicado al holocausto, en Alemania. Y en la que había un espacio dedicado a la Yugoslavia de Milosevic a la que se equiparaba con el horror nazi de los campos de exterminio. Él  dijo que no podía aceptar que Serbia fuera considerada y mucho menos que asumiera ser un país genocida, ni  él podía resignarse a creerse parte de un pueblo tildado de  asesino. Máxime cuando la realidad es muy distinta. Y así,obró en consecuencia, defendiendo no el buen nombre de Serbia, Yugoslavia, ni mucho menos Milosevic, Defendía la justicia, denunciaba los atropellos, el saqueo económico de las multinacionales, las organizaciones criminales con el cartel de Kosovo y su gobierno como máximo exponente, los silencios impuestos, atacaba la falsificación histórica, ponía en evidencia la hipocresía y las agresiones occidentales,los crímenes y discriminación contra los serbios tan interesadamente ignorados.
Y lo hizo siempre desde el conocimiento, el análisis y la corrección. Hablo de corrección, no sólo como educación o modales, sino como respeto, como  la perfecta asunción de los valores democráticos que Aleksandar interiorizaba en su carácter.
Por nuestra experiencia personal, podemos afirmar que nunca le oímos dedicar una mala palabra a nadie. Desgraciadamente no le conocimos tan bien como hubiéramos deseado, dado que la distancia y las circunstancias personales nos lo impidieron, y es algo que lamentamos.
Han pasado ya más de dos meses de su fallecimiento, y sigue resultando difícil escribir y aceptar su pérdida. Su partida, tan abrupta, temprana, inesperada como profundamente injusta deja un gran vacío. Y no sólo por alguien a quien consideramos un amigo, ni que forma parte de nuestras vidas desde que lo conocimos, sino porque su personalidad, obras y talante son irremplazables. 

La comunidad serbia en España pierde al mayor altavoz de las injusticias sufridas, pero también al hombre que ayudó a poner en marcha todo proyecto que pudiera paliar las penalidades sufridas por el pueblo serbio. Fuera en Kosovo, o durante las  terribles inundaciones en Bosnia de las que habló en RNE. Sus comparecencias antes los medios, fueron múltiples, y tras ellas hubo un gran trabajo que al final fue reconocido por su calidad y fundamento. No tuvo más ayudas que su carisma  y talento personal en este combate. Batalló siempre por arrojar un poco de luz, por devolver la humanidad a Serbia. 
Con él desaparece también una persona íntegra, progresista, que  ni por un momento olvidó que los postulados que destruyeron Yugoslavia son los mismos que socavan la justicia social, los que destruyen la pluralidad, el idealismo, la convivencia , la cultura, y en definitiva la paz y la libertad.
Esto unido a su desencanto hacia los políticos y las divisiones entre los serbios le convertían en alguien que no cayó nunca en los reduccionismos y maniqueísmo tan propios del nacionalismo y el partidismo.
La abismal diferencia que separa al patriota del nacionalista. Se hizo valer como individuo, se significó como persona libre, sin pedir nada a cambio, ni esperar recompensa alguna. Más bien fue todo lo contrario, pero no cejó en su empeño. Y su legado, el de semanario serbio y el de su documental  "A un sólo disparo" que contextualiza debidamente el atentado de Sarajevo, desenmascarando el revisionismo imperante son sólo el epilogo, de una voz que no debió apagarse tan pronto. Pero que no caerá en el olvido. 
Descansa en paz, Alex. En la paz de los hombres justos, buenos y honestos.
Te echaremos de menos

viernes, 12 de agosto de 2016

Yugoslavia en la Segunda Guerra Mundial. Del Corán y el Mein Kampf. Al-Hossaini,el muftí del Holocausto.Tercera Parte.Bosnia

Desgraciadamente la  21 división Skandenberg de las Waffen SS no fue la única.  Bajo la dirección de Al Hussayni se crearon dos  divisiones más, la 13 División de Montaña Handschar y la 23 División Kama. Ambas hacían referencia con sus nombres a terribles dagas que el ejército otomano ya había utilizado con profusión  durante siglos en sus políticas de limpieza étnica  y conversión  forzosa al Islam sobre las poblaciones ortodoxas de los Balcanes y cuyos filos volverían a empapar de sangre durante toda la contienda. Un período este, el  de 1941 a 1945 imprescindible para la comprensión de lo que sucedería medio siglo después, en la guerra de Bosnia de 1992 a 1995.




El 10 de Abril de 1941 Slavko Kvaternik proclamó la creación del títere Estado Independiente de Croacia (NDH) dirigida por el genocida Ante Pavelic tras la invasión italiana y alemana de Yugoslavia. Abarcaba los territorios de Croacia, Bosnia Herzegovina y algunas partes de Serbia. 
Los ustasi serían los encargados de regir la creación "nacional"nazi-fascista. Aunque este régimen fue de signo predominantemente fascista y fundamentalista católico con la entregada colaboración del Vaticano; los musulmanes de Bosnia fueron también parte constitutiva del mismo.
Y de una importancia muchas veces relativizada por la historiografía imperante. Habida cuenta que el Vicepresidente del Estado Croata durante más de cuatro años fue el bosnio-musulmán Dzafer Kulenovic,también Presidente de la Organización musulmana de Yugoslavia y líder de los musulmanes bosnios.
Las piedras fundacionales del NDH,tanto para croatas como para bosnio-musulmanas eran las mismas; a saber el exterminio de la población judía, genocidio contra los serbo-ortodoxos y la erradicación del comunismo. Estas eran sus máximas aspiraciones y su principal programa político.
Así lo dejaron patente desde un buen principio. Firmaron  conjuntamente como órgano de régimen que eran, el decreto ley  el 25 de Septiembre por el cual aprobaban los trabajos forzados para indeseables y personas peligrosas para el nuevo Estado Croata. Habían sentado las bases del campo de exterminio de Jasenovac.


Haj_Amin_al-Husseini_con _Mile_Budak

Mile Budak, ideólogo del movimiento ustacha  mano izquierda de Ante Pavelic y escritor , idolatrado en  la Croacia actual supo expresar la sintonía entre croatas y musulmanes dentro del nuevo estado fascista Croata:
"La base del movimiento ustacha es la religión. Para las minorías como los serbios, judíos y gitanos, disponemos de tres millones de balas…
El Nuevo estado independiente de Croacia es cristiano, pero existe también un estado musulmán, en el cual nuestra gente puede procesar su fe mahometana"
Dos semanas después de estas declaraciones en la hoy heroica ciudad de Vukovar, el 14 de Agosto de 1941 Ante Pavelic dejó bien claro la naturaleza política de la  supuesta Croacia independiente:

"Croacia debe ser "limpiada" de serbios y judíos. No habrá lugar para ninguno de ellos entre nosotros. No quedará piedra sobre piedra que les pertenezca...

La población judía de Sarajevo era con mucho, la más numerosa de Bosnia Herzegovina, ya que de los 14,000 bosnios de religión hebrea, 10,500 vivían en la ciudad. Sólo sobrevivieron ochocientos.
Con la invasión nazi, los mandos militares alemanes tomaron el poder y la organización militar de las vasallas tropas del Nuevo Estado Croata. Y en sus directrices figuraba el exterminio.
Las tropas locales ayudaron a la detención y traslado de 5500 judíos yugoslavos al campo de exterminio de Auswich. El primer edificio en sufrir la política oficial nazi de la capital bosnia, fue la sinagoga sefardí, destruida por las tropas bosnio-musulmanas, Similar suerte sufrió el centro de estudios antiguos sefardís de la ciudad que fue incendiado por las tropas nazi-musulmanas, con la que celebraron la unión política de Bosnia y Croacia dentro del Nuevo Estado tras el breve vació de poder que ocasionó la mutilación del estado yugoslavo.
Las masacres de ciudadanos serbios y judíos se sucedieron en la región de Sarajevo a manos de croatas y musulmanes. Mujeres y niños fueron las víctimas más numerosas en las matanzas cometidas en las ciudades de Bihac, Brcko y Doboj, glosadas por el historiador recientemente fallecido Martin Gilbert .
Cien mil reclutas musulmanes estaban encuadrados en las formaciones militares del Tercer Reich, apenas unos meses después de la aparición del nuevo estado croata.Formaban parte de los escuadrones de la muerte Ustachas, los Domobranci,del ejército Croata y las legiones fascistas , unidades de infantería bajo mando nazi. 
Varios de estos regimientos lucharon con las tropas nazis en el Frente Ruso. Integrados por croatas, bosnio-musulmanes e italianos, estos cuerpos participaron en la invasión de la Unión Soviética y tuvieron un justo final. Fueron aniquilados en Stalingrado y destrozados en la retirada del Don.

Todo esto sucedió años antes que Hitler diera el visto bueno en 1944 para la constitución de las divisiones SS reseñadas al inicio del artículo.
Su principal utilidad fue el de la anti-insurgencia partisana que permitieron también una reorganización de las castigadas tropas nazis, ya que tanto la ferocidad como el número de estas fuerzas de choque musulmanas fueron un elemento crucial para el éxito del  genocidio serbio y del Holocausto en Yugoslavia.

En la segunda visita de tres días que el Muftí de Jerusalén despachó en enero de 1944 a la división SS Handzar , hizo una declaración sobre cuales debían ser los principios que guiaran no sólo a los bosnio musulmanes que integraban esta división sino a los musulmanes de todo el mundo:

Esta división de bosnio musulmanes consolidada gracias a la ayuda de la Gran Alemania, es un ejemplo para todos los países musulmanes.No existe otro modo de liberación de la opresión imperialista que la dura lucha para preservar nuestras tierras y fe.
Existe una multitud de intereses comunes entre la Alemania y el mundo islámico. El Reich lucha contra los mismos enemigos quienes han arrebatado a los musulmanes sus países y eliminado su fe de Asia, África y Europa. Alemania es la única gran potencia que nunca ha atacado a un país islámico.
Además el Partido Nacional Socialista alemán lucha contra el judaísmo mundial.
El Corán dice Verás que los judíos son los peores enemigos de los musulmanes".
Otras similitudes coinciden entre los principios de ambos movimientos: la reafirmación de la guerra y la camaradería , la disciplina, liderazgo, el orden, y el alto concepto del trabajo como medios para obtener la victoria. Esto acerca a nuestras ideologías y facilita nuestra colaboración. Me alegra ver que esta división es una muestra visible de la expresión de ambas ideologías".

Tanto la división Hanchar como la Kama estaban adoctrinadas en el asesinato de judíos y serbo ortodoxos, que engrosaban las filas de los partisanos y la resistencia antifascista. Los centros de formación nazi fomentaron la propaganda islámica y el supremacismo ario en aras de la convivencia militar y el exterminio de los judíos. Especial trascendencia tuvieron las escuelas creadas para tal fin por el Muftí en Dresden y Goettingen.
Los jerarcas nazis, no veían en el Islam, más que un motivo de júbilo continuo. Himmler dijo a Joseph Goebbels que personalmente no tenía nada contra el Islam, porque educaba a los soldados por él, les prometía el cielo por luchar y morir en combate, una religión muy atractiva y sumamente práctica para los soldados.
La alta oficialidad nazi, no tuvo más que seguir el modelo colonial austro-húngaro de privilegios para tener de su parte a los soldados musulmanes. Que los preceptos de su fe y sus particularidades fuesen contemplados y respetados. Lo que hoy llaman multiculturalidad y prodigan en centros y espacios públicos, los autodenominados "progresistas".
Himmler, máximo jefe de las SS cuidó también otros aspectos, y pese a que el elemento bosnio-musulmán siempre fue mayoritario en estas divisiones, nominalmente eran croatas, y debían jurar lealtad eterna al Nuevo Estado Independiente de Croacia. Pavelic quiso que primara el movimiento ustacha sobre el islamismo, tanto en símbolos como en poder político, pero el mando alemán lo impidió. Incluso se dieron luchas por el poder en áreas controladas por la Hanchar y desacato a las ordenes croatas. 
La razón estaba en que los croatas eran menos considerados que los muy respetuosos nazis respecto al alcohol, el cerdo, o los oficios religiosos.
Las divisiones Handzar y Kama fueron asistidas por los Zeleni Kadar, (Cuadros verdes)  formadas por  al menos 6000 desertores de las milicias croatas. Mandadas por el un fanático pro nazi bosnio musulmán abogaban por el completo y absoluto exterminio de la población serbia en Bosnia y Herzegovina.
La brutalidad , la violencia extrema del Daech de hoy o los islamistas de la guerra de Bosnia de los años noventa, ya estaban determinados por los crímenes rituales de las tropas islámicas bosnias que no hacían sino seguir una tradición de siglos atrás , entre las huestes mahometanas.
 Las sevicias de las tropas musulmanas, especialmente a cuchillo tuvieron un fuerte impacto entre la oficialía nazi que las dirigía, tanto por no dejar supervivientes como por el saqueo sistemático y la asolación total de las zonas serbias. Pese a su extrema brutalidad que repudiaban por modales, los nazis se felicitaban por la eficacia de sus tropas y sus tácticas de tierra quemada y población degollada.
Estas prácticas tuvieron un enorme impacto en la demografía de Bosnia Herzegovina y determinaron la geografía y estrategia de la guerra que acaeció medio siglo después, tan falseada por los medios de comunicación.
Los días de Hussayni no terminaron con el fin de la segunda guerra Mundial. Pese a que su sueño de bombardear Tel Aviv que Hitler no cumplió aún y cuando fueron muchas sus encarecidas peticiones, sus actividades para la destrucción del pueblo judío no cesaron.
Incomprensiblemente y pese a ser el más encarnizado defensor de la solución final y criminal de guerra reconocido, no fue juzgado en Núremberg. Pesó más el no enojar al mundo musulmán que la justicia y los centenares de miles de víctimas. Tras ser rechazado por Suiza, fue otra vez recluido por las autoridades francesas, de las que se escapó para recalar en Egipto. Allí su lucha contra la creación del estado de Israel se vería reforzada por sus contactos con los hermanos musulmanes a los que asesoró con prácticas y experiencias adquiridas de sus aliados nazis. Fue nombrado la máxima autoridad palestina, y Presidente del Consejo Islámico Mundial. Brindo su apoyo entusiasta a la primera guerra árabe contra Israel en 1948.

Recibió reconocimiento de Stalin durante el proceso antisemita que llevo a cabo contra "los médicos judíos" que la  oportuna muerte del dictador soviético truncó, los parabienes de Eichman por su papel en la convivencia entre musulmanes y no musulmanes. Su apoyo a la causa palestina, fue total y entregado, como correspondía a alguien que quería eliminar al pueblo judío y extender el islamismo. Su trascendencia política fue enorme hasta que llego la victoria de 1973 de Israel en la guerra de Yom Kippur. Murió poco después en Beirut en 1974 , exiliado de su amado Jerusalén,
Las autoridades israelís no dejaron que su cuerpo fuese enterrado en la capital israelí.

Su sobrino, prosiguió con sus objetivos, si bien levemente barnizados por la coyuntura de bloques  y la geopolítica. Le fueron de gran ayuda su hábil manejo de los medios e intervenciones en foros internacionales que sirvieron para enmascarar el terrorismo e islamismo con las causas de la liberación de los pueblos. Pero sin perder nunca las esencias ni el objetivo final. Se llamaba Yasser Arafat.