La Llama Eterna

La Llama Eterna
Dedicada a los partisanos que el 6 de Abril de 1945 expulsaron al invasor fascista de Yugoslavia. En el muro se recoge la participación de las brigadas de diversos orígenes,bosniohercegovina,croatas,montenegrinas y serbias que participaron en la triunfal ofensiva. El ideal, la victoria y la muerte les unieron en el pasado. Hoy el recuerdo sigue vivo en Sarajevo, a salvo del nacionalismo intoxicador ¿Hasta cuando?

martes, 28 de abril de 2015

70 aniversario del campo de exterminio de Jasenovac.

Ayer, 26 de abril las autoridades croatas conmemoraron el 70 aniversario de la clausura del complejo de campos de la muerte de Jasenovac.

Centenares de personas, entre ellas políticos croatas se dieron cita en la ceremonia celebrada en recuerdo  a las víctimas de este campo de exterminio croata.
El acto conmemorativo tuvo lugar en un modesto y destartalado memorial que hoy ocupa una ínfima superficie de lo que fue una de las más terribles factorías de muerte y sufrimiento de la segunda guerra mundial. 
Aunque gran parte de la prensa occidental reproduce , dando por buenas las cifras oficiales croatas de 83,000 víctimas mortales de las cuales 20,000 fueron niños, el número total  fue mucho mayor.

Las cifras citadas por Serbia y diferentes organismos internacionales hablan de 700.000 serbios, 80,000 gitanos, 32,000 judios, prácticamente todos yugoslavos, y varías decenas de miles de antifascistas asesinados, entre los cuales se encuentran los croato-yugoslavos e izquierdistas de distintas nacionalidades.
Esta atrocidad, auténtico genocidio, y parte del holocausto fue perpetrada por el gobierno fascista croata de Ante Pavelic, líder del Estado Independiente de Croacia ,NDH, satélite de los nazis, cuya existencia dató de 1941 a 1945 y constituye el referente inmediato de la actual República de Croacia.




Aunque formalmente el mensaje de los dirigentes croatas fue conciliador en unas ocasiones:

"Los horrores de Jasenovac nos alertan y nos recuerdan que ya nunca debemos permitir la discriminación y las persecuciones basadas en diferencias nacionales,confesionales,ideológicas o sexuales " como declaró el presidente del Parlamento croata, Josip Leko.

En otras fueron mendaces,ofensivas y abiertamente revisionistas y contrarias a la  verdad y  a la dignidad humana:

"Para mí , sólo había un ejército croata durante la Segunda Guerra Mundial, el de los partisanos croatas que lucharon contra el régimen yugoslavo" se atrevió a decir el primer ministro croata socialdemócrata, Zoran Milanovic de innegable ascendencia serbia.

A lo que añadió sin rubor alguno que la constitución croata es antifascista. Empezando por el damero y terminando por el cirílico.

Por otra parte la flamante presidenta croata, no hizo acto de presencia, y envío en una acción de engaño digna de su mentor Tudjman, a un superviviente de Auschwich de afiliación croata cuya familia murió en los hornos crematorios del infierno nazi.
Su no comparecencia es una clara declaración de intenciones y muestra la importancia real que concede a un genocidio contra el pueblo serbio, judío y gitano que los croatas realizaron sin ninguna ayuda de las tropas ocupantes nazis o italianas cuyo número de efectivos fue simbólico en la Croacia fascista, ya que no los necesitaron por el gran apoyo popular  y el genocidio fue una misión netamente católico-croata apoyada por el Vaticano. No impuesta por los nazis, cuyo carnicero mayor Himmler llegó a repudiar la brutalidad y crueldad con la que los verdugos croatas torturaban y asesinaban a sus víctimas.

El"mataserbios"

El régimen de Ante Pavelic fue el único estado que dedico campos de concentración especialmente para niños. En Sisak y Jastebarsko murieron 20.000 niños menores de 14 años.

Al traer al heroico superviviente judíocroata, se pretende establecer un paralelismo entre Auschwich y Jasenovac, que la conciencia colectiva va a considerar inmediatamente como campos de exterminios nazis, es decir alemanes. Quedando minimizada la responsabilidad croata.
Otra vez más el nacionalismo croata instrumentaliza el sufrimiento y exterminio judío para sus propios fines propagandísticos. Resulta especialmente repugnante que sea realizado por notorios antisemitas como el HDZ croata( Partido del gobierno croata fundado por Franjo Tudjman)

También es destacable que mientras el mundo pone los focos sobre el no-reconocimiento de Turquía  al genocidio armenio, en un acto como este 70 años después Croacia haga lo propio sin ninguna repercusión o censura en contra frente al genocidio serbio. Palabras estas no mencionadas durante el acto. Milorad Pupovac, el líder de la minoría serbo-croata se quejó que durante el acto no se hizo explicito en ningún momento de forma clara quien y porque cometieron el genocidio. Sirva esto de conclusión del valor real y de la legitimidad concedida a la ceremonia. Mero trámite ante la UE, y exorcismo de los pecados propios.
No obstante días antes, en  la  misma zona conmemorativa de Donja Gradina el gobierno serbio, celebró el 19 de Abril "el día de la memoria".

El primer ministro serbio recalcó que el campo de concentración de Jasenovac fue el campo de la muerte, el más grande no sólo del que entonces era nuestro país sino de Europa y del mundo.
 Las tensiones actuales tuvieron una clara relectura en el mensaje  en el cual  se especificó que además de la desaparición física, "se intento exterminar nuestra escritura cirílica"´.
"Sólo dos cosas  pueden hacerse en este sitio que causa tristeza-bajar la cabeza debido a los crímenes que cometió nuestra especie la que se llama a si misma ser humano, y levantar la cabeza y decir que vivimos-Vive Serbia, vive la República Srpska y no tenemos la intención de irnos ni de desaparecer".

Sirva esta entrada como homenaje a las víctimas, a todas sin distinción y  de reconocimiento,admiración al valor, heroísmo y  al sufrimiento de aquellos que emprendieron la fuga de la aniquilación el 22 de abril de 1945. De los 1075 prisioneros que escaparon del campo sólo sobrevivieron 127 .

Gloria y recuerdo inmortal  para aquellos que murieron defendiendo la causa de la humanidad.


miércoles, 1 de abril de 2015

16 Aniversario del ataque de la OTAN contra Yugoslavia.


El pasado 24 de marzo se cumplió el décimosexto aniversario de la campaña de bombardeos emprendida por la OTAN contra Yugoslavia. La organización atlántica festejó así su cincuenta cumpleaños y el alumbramiento a tal efecto de su Nuevo concepto Estratégico.
La guerra contra Yugoslavia sirvió como coartada para la supervivencia de una organización militar que tenía por objetivo marcar territorio a un bloque soviético contra el que nunca osó batallar de forma directa. Pero desde la destrucción de Yugoslavia las operaciones militares de la OTAN se han sucedido , la mayoría de las ocasiones con el entusiastico beneplácito de los medios, o de forma encubierta con el silencio cómplice de estos, cuando las operaciones secretas así lo han requerido.
La práctica totalidad de la clase política de Occidente y aliados ha seguido sus postulados.



Durante 78 días este país que no declaró la guerra a ningún estado , y mucho menos a un miembro de la Alianza atlántica fue castigado día y noche casi tres meses. La lucha antiterrorista y las acciones de la policia militar contra el UÇK legitimaron  la destrucción del tejido industrial, la red de comunicaciones, 100.000 millones de dólares en daños materiales, la contaminación de ríos, tierra y personas, 12,500 heridos y la muerte de entre 2.500 y 4.000 personas. Las cifras oficiales varían según el color del gobierno. Y cuanto más azul Bruselas es, más disminuye el número de víctimas.
En el bombardeo fueron destruidos o dañados 25.000 edificios de vivienda, 470 kilómetros de carreteras y 595 kilómetros de vías férreas, 14 aeródromos, 40 centros de salud, 18 jardines de infancia, 69 escuelas, 179 monumentos de la cultura y 44 puentes. En la agresión se realizaron 2.300 ataques aéreos, en los que 1.150 aviones de combate lanzaron 420.000 proyectiles de una masa total de 22.000 toneladas.
La negativa a firmar el mal llamado Tratado de Rambouillet, que no fue más que el  inaceptable ultimatum que acabo por enterrar a Yugoslavia, pues Slobodan Milosevic se negó a que las tropas de la OTAN fueran las dueñas de la soberanía y recursos serbo-montenegrinos así como a que desgajar la provincia serbia de Kosovo-Metohija de su nación soberana fueron la escusa idónea.
Las cifras que hablaban de 100,000 kosovares muertos , de la expulsión de un millón de kosovares, los estadios de futbol escenarios de torturas y ejecuciones, las matanzas indiscriminadas, las prohibiciones y represión de la lengua y cultura albanesa. Todo ha pasado a engrosar la gran mentira bien urdida por Washington que aunque no sea más que propaganda de guerra, todavía hoy prevalece como versión oficial y libro de estilo de no pocos periodistas y energumenos de baja estofa que viven de ello.
La OTAN usurpó las funciones de las Naciones Unidas. El Consejo de seguridad nunca aprobó el ataque ni pudo frenar por incapacidad , (esta vez si la comunidad internacional se cruzó de brazos excepto contadas y honrosas excepciones).
Las víctimas civiles serbias acabaron siendo al final más numerosas que las albanokosovares, a las que la OTAN también contribuyo con los bombardeos de caravanas de refugiados en los que murieron centenares de civiles que huían de una guerra auspiciada por Occidente.

Pero no escribimos esto con ánimo aleccionados ni para reiterar una realidad ya conocida , contrastada e incluso reconocida por algunos de sus principales protagonistas que hicieron posible este crimen contra el orden internacional.

Queremos hacerlo , no sólo como recuerdo y modesto homenaje a tantas y tantas víctimas. A las fallecidas y a las que viven, a los heridos, y a los desplazados, a quienes siguen enfermando y quienes son acosados, agraviados, agredidos y asesinados para que abandonen un hogar que la agresión del 99 les arrebató.
Sirven estas líneas también, si no no tendría sentido el haberlas escrito como enlace con la actualidad. La OTAN se fortalece en los países bálticos como supuesto freno a una agresión rusa que ni se ha producido en momentos peores , en los que la población eslava ha sido discriminada de una forma asombrosa en Europa, sin reacción internacional alguna, ni Rusia esta interesada en desencadenar ninguna guerra que escape de su control. La guerra de Ucrania es la legitima respuesta rusa al intrusismo de la OTAN en el gobierno , política y economía de un país Ucrania, que sólo lo es porque la Rusia de Eltsin lo quiso. Y la guerra del Donbass es también otro ejemplo de misión por delegación de la OTAN que sostiene, financia,arma y entrena a los aliados y servidores de un gobierno nacido al albur de un golpe de estado y de la pavorosa masacre de la Casa de Sindicatos de Odessa. Para que las cosas queden más claras la colaboración polaco-estadounidense ha levantado un nacionalismo polaco de marcado signo racista a medio camino entre el imperio polaco y la UPA.

Pero aunque familiar y cercano, este no es nuestro escenario principal. En Kosovo y Metohija las tropas de la OTAN siguen ocupando y separando de facto esta provincia del resto de su nación , Serbia.
Y el problema es que pese a que el gobierno serbio, o al menos su presidente Nikolic, no olvida aunque parece perdonar los crímenes de la OTAN, especialmente en Aleksinac donde recordó a las victimas( todas civiles) de un bombardeo sobre esta tranquila  área residencial, el resto del gobierno envidia como sus vecinos se integran y estrechan lazos con la OTAN. Montenegro esta practicamente dentro,y Serbia ,si Serbia también avanza en este sentido.

El gobierno de Belgrado ha firmado un documento, (posiblemente una antesala de la adhesión escalonada) en al que otorga un estatus especial a los soldados de la Otan dentro de sus fronteras , en una suerte de preacuerdos que otorga  facilidades, servicios e instalaciones a la OTAN con la que colabora en una suerte de organismo paralelo creado para tal fin con el estúpido y cínico nombre de Asociación por la paz y convivencia regional. Pese a lo cual el gobierno, por mucho que se haga fotos con los representantes de la OTAN y hable de reuniones del más alto nivel, niega la mayor. Serbia no se integrará en la OTAN.
Por supuesto esto no es compartido por una cada vez más crispada oposición y respuesta social hacia un gobierno que se acerca demasiado a Bruselas , en su hambrienta búsqueda de un dorado que no es tal, que les incluya dentro del club de los civilizados, con la aceptación del paquete básico para entrar , miembro de la UE y de la OTAN.