La Llama Eterna

La Llama Eterna
Dedicada a los partisanos que el 6 de Abril de 1945 expulsaron al invasor fascista de Yugoslavia. En el muro se recoge la participación de las brigadas de diversos orígenes,bosniohercegovina,croatas,montenegrinas y serbias que participaron en la triunfal ofensiva. El ideal, la victoria y la muerte les unieron en el pasado. Hoy el recuerdo sigue vivo en Sarajevo, a salvo del nacionalismo intoxicador ¿Hasta cuando?

miércoles, 31 de mayo de 2017

Roma no paga traidores.

Y Trump los aparta a empujones sería el pie de titular en este caso.



Si bien el actual Presidente de los Estados Unidos se comporta  como se presupone ha hecho durante toda su larga y exitosa carrera empresarial, las formas importan. Y más en diplomacia.
Aunque la imagen del grosero empellón y su ridículo gesto embebido de soberbia que al que escribe le ha hecho recordar al caricato fascista italiano Mussolini , hayan dado la vuelta al mundo, la polémica ya no existe. Y más allá de la inmediatez y saturación informativa ,la razón es obvia.
Pese a que un grupo de educados estadounidenses quiere pedir perdón al  señor Dusko Markovic por el inexcusable comportamiento de su presidente. Un Primer ministro montenegrino tiene la misma importancia en la política mundial que un florero en una tienda de IKEA.

Este mismo matón que le empuja para salir en la foto, al que por cierto ríe la gracia sin dejar de adularle, es la misma persona que con su firma ha aprobado la entrada de Montenegro en el seno de la OTAN. Así sucedió este pasado 11 de Abril. Días después, el 28 de Abril, el Parlamento aprobaba por iniciativa gubernamental la adhesión a la Alianza atlántica. En contra de la opinión de la mayoría de la población montenegrina. Sin por supuesto someterlo a referéndum, estas cosas sólo son buenas contra Yugoslavia.
Montenegro, parte intrínseca e histórica de Serbia, integraba la pequeña Yugoslavia (Federación Serbo-montenegrina) durante la agresión criminal de la OTAN en 1999. Y fue castigada por las bombas occidentales.Centenares de personas murieron,la gran mayoría civiles. Sus centros industriales, sanitarios, infraestructuras civiles fueron arrasados.
Y bajo su suelo y en sus costas yacen elementos radiactivos de las armas utilizadas a tal atroz  fin que hacen de ese pequeño territorio y una buena parte del mar adriático un foco de contaminación cancerígeno patológico exponencialmente devastador.

Estas conclusiones no son nuestras, fueron publicadas en la prensa italiana hace más de seis años. Y negadas por la OTAN y el gobierno italiano, tras el revuelo y las múltiples denuncias de aumento de casos de cáncer en toda la región y testimonios de los pescadores de la peligrosa presencia de residuos armamentísticos y de un prolongado y muy elevado descenso de las capturas.
Si bien cualquiera que pueda alegar, sí y eso que le importa a Trump. Ni siquiera sabrá qué país es ese, o quien era ese tipo. Lo desolador de la respuesta es que al primer ministro montenegrino le interesa lo mismo.

Montenegro se convierte en el primer país bombardeado por la OTAN  que se une a la alianza. Esta es otro paso más en la escalada de crispación en los Balcanes. Por un lado deja totalmente cercada a Serbia por miembros de la OTAN con desproporcionadas bases y efectivos militares. Por el otro tras las tensiones creadas desde Podgorica contra ciudadanos, inversiones y políticos rusos, el cepo no sólo se cierne sobre los serbios. La salida al mar que se negó a Serbia, la han convertido ahora en cuartel estadounidense (no seamos tan ridículos siquiera en pensar que la OTAN tiene algo de europea) y priva a Moscú de una región amiga desde hace siglos.

Otra de las consecuencias es que legitima al muy corrupto gobierno montenegrino, dándole carta blanca para sus usos mafiosos y su discriminación/enemistad hacia su población no nacionalista. Se entiende serbia y montenegrina, pues los albaneses y musulmanes gozan de otra consideración, beneficios y protección.

El empujón es sin duda una descortesía. Un gesto insolente ya olvidado. Pendientes los medios de la próxima barrabasada del energúmeno de la Casa Blanca.

La verdadera infamia no es el golpe sino  que un político montenegrino estuviera allí para recibirlo.
  

lunes, 29 de mayo de 2017

Soros y los Balcanes. Primera parte. Hungría

No es este blog un espacio proclive a las teorías de la conspiración ni mucho menos a la manipulación o intoxicación informativa .Por tanto no podemos pasar por alto el papel del magnate George Soros, llamado temerariamente por muchos filántropo, en la escalada de tensión que tiene lugar en los Balcanes.

Por supuesto este no es el único escenario en el que la Open Society, su órgano ejecutor, contribuye con dinero, centros y especialistas en desestabilizar, provocar o afianzar los poderes según sea su signo político. Y aunque la partida principal es contra la influencia rusa, como lo atestigua la donación de medio millón de dólares a favor del ultranacionalismo de signo fascista ucraniano, el tablero geográfico lógicamente se expande a toda la Europa del Este y los  Balcanes por los obvios intereses en juego.
Menos notorias y bastante más ignoradas son las razones por las cuales Soros contribuye a fomentar el separatismo catalán y a  las fuerzas populistas pseudo-peronistas de Podemos con generosas contribuciones económicas. Sospechosamente parecidas tanto en concepto como en cantidades a sobresueldos. Este parece ser un modus operandi habitual con marcos y protagonistas secundarios.

Volvamos a los Balcanes,en cuya demarcación por supuesto incluyo a Hungría,país originario de George Soros y de plena actualidad.Ayer mismo jóvenes manifestantes tan pulidos como representativos de todas las causas "correctas" habidas y por haber protestaban en la bella capital húngara contra el cierre de la CEU. Este centro es una universidad  financiada por el Sr Soros con la que a ojos de la prensa, ha sido bendecido el país que le vio nacer.
Considerada por la prensa como la mejor universidad de Hungría.,(Al parecer olvidan que Budapest cuenta con una universidad desde 1635) la más moderna, con los mejores profesores, encarada a  los profesionales del futuro y claro está a la constitución de una nueva élite húngara. Suponemos muchos de estos muy prometedores estudiantes habrán asistido a la manifestación, para vivir la alegría de sentirse por un día contestarios a pesar de su espíritu netamente  anti-rebelde ,y ciertamente contar con la distinguida atención de los medios opositores, es decir los propios, del mismo conglomerado-corporativo del Sr Soros.

El cierre decretado de dicha universidad  por el presidente húngaro Orban, siempre acompañado por la muletilla "autoritario" o incluso dictatorial para asemejarlo más si cabe a su "amigo" Vladimir Putin ha sido censurado por todos los medios que he consultado.Si bien es cierto que mis conocimientos sobre Hungría son más que limitados, sí parece evidente que los esfuerzos de Soros van encaminados al desprestigio del díscolomandatario, algo que ha conseguido plenamente en el seno de la Unión Europea, no resulta tan obvio su sustitución visto que en Hungría, el supuesto "dictador"  no ha perdido popularidad y suele imponerse en esas consultas, a veces fuentes y origen de la sabia voluntad de la ciudadanía, llamadas elecciones, si por bien no siempre sus resultados son los razonables.

Y es lo que sucede con Orban. Hungría es el único país de la Europa Oriental,de forma muy destacada que se aleja algo del atlantismo imperante en la región y de muchas directrices bruselenses.
 Las más molestas no son las posibles deficiencias en normativas presupuestarias ni los respetos a los flujos migratorios extracomunitarios, u otras problemáticas relativas a libertades de expresión y acción, por parte de las ONGs y medios opositores aunque estas lógicamente irriten más a los intereses de Soros y sus compañeros de viaje, ya que les atañen directamente.
La principal causa son las buenas relaciones con Rusia, Hungría se ha posicionado repetida e intensamente a las sanciones de la UE contra Rusia, que perjudican su economía y el sentimiento anti ruso prácticamente secular en los húngaros ha dejado paso a una pujante simpatía hacia el líder ruso. El país magiar depende casi exclusivamente del suministro de gas ruso y pese a su pertenencia a la UE cuenta con un  trato ventajoso. Es también imaginable que tanto el precio del gas como el de la gasolina sufrirían una fuerte subida en el caso de una liberalización, además de posibles problemas de suministro. No deseables en un país con un salario mínimo de 411 euros.

El belicismo histérico y rearme masivo de sus socios y vecinos europeístas no parece tener tampoco reflejo en la política de defensa húngara. Sus contenciosos  y problemas parecen ir en otra dirección.
Aunque Hungría no suele tener nuestra atención si no como enemigo histórico de Serbia y Yugoslavia forma parte de una estrategia común para la zona.

En el siguiente artículo intentaremos analizar la presencia de la Open Society en la antigua República Yugoslava de Macedonia.